Control de calidad para la pintura líquida

En Pinter Pintados y Derivados tenemos un exhaustivo control de calidad para la pintura líquida para asegurarnos que nuestros pintados y métodos industriales ofrecen un resultado óptimo y que cumple con la normativa.

El control de calidad para la pintura líquida comprueba lo siguiente:

Dureza superficial:

Se busca comprobar la resistencia que tiene dicho recubrimiento a una determinada fuerza como la presión, rayado o frote. Para ello se pueden llevar a cabo distintos métodos: Método de penetración (con objeto punzante), método de rayado o método de péndulo (con la rodadura de unas esferas sobre la superficie de pintura).

Adherencia

Se mide la adherencia respecto a la fuerza de enlace entre una película de puntura y la superficie sobre la que se aplica. Para hacer el control de calidad se realiza un ensayo de corte enrejado; se realiza dos cortes cruzados y perpendiculares con una cuchilla de seis filos. De esta forma se crea una rejilla de 25 cuadros que posteriormente se cepilla para observar si la pintura sigue adherida a la superficie o no.

Doblado

Con este método se pretende comprobar la resistencia al doblado de la superficie que recubre la pintura y comprobando su adherencia al sustrato. Normalmente se aplica la pintura en un mandril cilíndrico o cónico.

Resistencia a la corrosión

El control de calidad para la pintura líquida en cuanto a su resistencia anticorrosiva es de suma importancia. Por eso existen numerosas normas que regulan los ensayos donde se obliga a simular condiciones climáticas extremas.

Se puede realizar ensayos en laboratorio o con niebla salina. En los laboratorios se puede conseguir mejores condiciones y resultados que solamente con la niebla salina. Estas pruebas pretenden simular los cambios y las condiciones medioambientales a las que la pintura puede estar expuesta.

Resistencia a la humedad y temperatura

Para comprobar la resistencia a la humedad se observa si se crean burbujas en la superficie donde se ha aplicado la pintura. Para ello, se introduce el material dentro de una cámara de humedad con temperatura controladas. La temperatura puede oscilar entre los 42 y 48 ºC en media hora, para después descender en otros 30 minutos. Este último cambio de temperatura permite condensar la humedad sobre la superficie y poder comprobar su resistencia a la humedad y temperatura.

Durabilidad

Mediante este control de calidad de la pintura líquida se pretende comprobar su degradación y resistencia de cara a los agentes externos atmosféricos. La luz sola, cambios de temperatura, lluvia, viento, humedad, poliución, salinidad del ambiente si se encontrara en una zona marina, etc.

Este ensayo se puede llevar a cabo en laboratorios donde se recreen estas condiciones atmosféricas o por el contrario, se puede llevar a cabo en exteriores donde se exponga los materiales a la intemperie.

Estos paneles se deben vigilar y comprobar periódicamente a fin de ver la evolución del recubrimiento.

Residencia al gravillonado

Para ello se comprueba la resistencia de la superficie al golpearla continuamente a la grava. Suele utilizarse sobre todo en el sector automovilístico obviamente por la función que va a desempeñar los vehículos.

Ensayo de Brillo

Comprobar el brillo de una aplicación es muy importante sobre todo para pinturas para exteriores. El brillo es causado por la reflexión de la luz sobre una superficie. El ensayo se suele llevar a cabo con paneles estandarizados de brillo decreciente y se comprueba visualmente. Para evitar la decisión subjetiva también se suele comprobar mediante los medidores de brillo o «glossmeters». Los «glossmetter» miden fotoeléctricamente la intensidad de un rayo de luz reflejado sobre la superficie.
te.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *